Mientras ardían dos campanarios, el humo que salía de la parte superior del monumento histórico podía verse desde lo lejos.