Tepito es más que nota roja y violencia

POR: / 18 abril, 2019

FacebookTwitterWhatsAppShare

Pensar en Tepito –generalmente– es delincuencia, montones de productos de novedad, piratería, violencia, migas, el puro barrio y tradición o en frases icónicas como: “En Tepito crecemos como los bisteces, a putazos”; “El barrio existe porque resiste” o la de “A Dios le debo la vida, pero a Tepito le debo la comida”.

En los últimos años, lamentablemente nos remonta a nota roja en donde la droga y la pelea por las plazas están a tope. Hace algunas semanas veíamos en varios medios y en redes sociales el video en el que se observó a un policía golpeando a un par de mujeres comerciantes.

Hoy a través de un recorrido y una charla con María Rosete, oriunda del Barrio Bravo, o como la conocen en la Cámara, la diputada de Tepito, nos compartió la otra cara de este sector que guarda tanta tradición y que da folclor a la Ciudad de México; porque a todos nos asusta un poco ir a Tepito, pero nos gusta comprar barato y vivir la experiencia de adentrarnos en sus calles y sobrevivir a las leyendas urbanas.

María lleva más de 20 años como líder de 28 organizaciones de vendedores de Tepito –que es un padrón de alrededor de 6 mil agremiados–. El recorrido comenzó por República de Argentina, en la colonia Lagunilla, y de los cientos de vendedores instalados en esa zona no había uno solo que se acercara a saludar o reconociera a María, que no se le acercase para ponerla al corriente de las noticias de la familia, o que solo se acercara a saber cómo estaba.

Esta lideresa indica que la comunicación con sus agremiados es directa, semanal y de contacto.

A mí me gusta que donde se establece mi gente haya pasillos amplios, que se pueda pasear a gusto y por cuestión de seguridad; las lonas de los puestos se van intercalando entre blanco y naranja. A lo largo de este corredor se observan los colores de moda: los neones; ya sea en el short playero, en la chancla tipo Croc y hasta en las extensiones de cabello teñidas o en los variados modelos de tenis.

Claro, los sonidos como el chiflido del que acarrea el diablito o el que viene en la motoneta cargando pacas de mezclilla no podían faltar en este ecosistema y menos aún el andar atrabancado de las rueditas del carrito de súper tan socorrido en estas épocas de calor, pues anuncian la llegada del tehuacán con limón, el tepache, el raspado y la chamoyada.

El reguetón –del antiguo y del de J. Balvín y del de Turizo– dominaban las calles durante este tour; en tanto que la funcionaria nos mostraba, ya sobre Eje 1, una estructura, un tipo de bahía techada en la que los comerciantes pueden ejercer con mayor comodidad sus labores diarias. Se construyó en 2017, con el fin de ofrecer un mejor servicio a los visitantes y una mejor convivencia entre los comerciantes; se trata de una estructura de calidad, con lámparas ahorradoras de luz. Todo acorde de las necesidades de la gente, explicó María.

Con respecto al tema de seguridad la diputada explicó que, aunque hay vigilancia de seguridad pública, entre ellos –los vendedores– se organizan, se ayudan en cuestiones muy sencillas como estar al pendiente de que la gente camine tranquila; cuando hay un asalto a mano armada, ellos no pueden intervenir. Se trata de una organización que tienen ellos mismos, unos a otros se cuidan y se organizan por tramos.

El mismo tema de inseguridad en el barrio, externó Rosete, a los comerciantes les ha costado una baja hasta del 60% en sus ventas. De dos años a la fecha ha venido en decadencia, este año se ha sentido tremendamente, las estadísticas van mal, no hay economía, no hay circulante. Pese a esta realidad, los comerciantes continúan, mientras el ingenio les surte de ideas para sobrevivir diversificando actividades.

Tepito ha sido una válvula de escape, el comercio aquí es un empleo que es productivo, es revolvente, la gente de una manera u otra también son autosustentables; por lo que para mí debe ser considerado ya un trabajo activo en el mercado laboral, porque mueve a la economía y si, debe ser regulado y ellos están totalmente de acuerdo.

Nosotros como organización tratamos de que la gente pueda ejercer su actividad todos los días sin que se violenten sus derechos. Es lo que tratamos de hacer, y lo hacemos en unidad. Todas las acciones que en décadas pasadas eran de persecuciones y esas cosas, las logramos nosotros aplacar un poco a través de acuerdos con los funcionarios, con las delegaciones, porque los comerciantes tienen derecho a un trabajo lícito y digno –y ante la insuficiencia de empleos oficiales–, pues no nos quedaba otra más que practicar esta actividad que además es prehispánica, es parte de la cultura del país.

Ante la actual criminalización que viven los habitantes y trabajadores del barrio, María Rosete expuso: en Tepito hay un montón de gente valiosa. En mi organización, tengo compañeras comerciantes que tiene hijos con doctorado en el Colegio de México, hijas trabajando en el extranjero; es solo un gran estigma el que rodea a Tepito y queremos erradicarlo.

Lo han criminalizado tanto que los que quienes sufren las consecuencias son las nuevas generaciones, que con ese estigma les limitan sus oportunidades y crecimiento en la vida, porque desde el momento en que saben que somos de Tepito, nos señalan y nos ponen en una canasta y a todos nos tratan de la misma forma y eso no pude seguir.

Y para comenzar a cambiar la percepción de la gente ajena a este modus vivendi en Tepito, María indica que desde su trinchera cómo funcionaria pública impulsa dos programas sociales: “Tepito, cuna de campeones” y el otro es “Encuentros con causa”.

“Tepito, cuna de campeones” se dedica a captar talento en el futbol, niños desde 10 años hasta 16 que puedan tener talento para convertirse en jugadores profesionales. Los vamos preparando en el centro de formación instalada en el Deportivo Maracaná. Hasta el momento ya tenemos un niño becado al 100% en el club Pachuca, tenemos cinco niños que juegan en tercera división de filiales del mismo club y hemos llevado alrededor de 250 niños a realizar sus visorias a la Universidad del Futbol. A través de este programa lo que hacemos el lograr sueños y alcanzar metas.

“Encuentros con causa”, es un proyecto que nace en la calle, como muchas de las ideas, cuando vemos que los programas oficiales a veces no alcanzan, qué hicimos –y hablando de poner nuestro granito de arena– es que, a través de un torneo, ya sea de futbol de ajedrez, volibol se enfrentan y –dependiendo de la gente del barrio– se abanderan causas, como sillas de ruedas, camas ortopédicas, donación de juguetes, de la mano de personalidades del espectáculo y de instituciones educativas como el Instituto Politécnico Nacional para gente que realmente la necesita.

Siempre hemos dicho, somos más los buenos que los malos. Aquí, tú lo ves; la gente camina tranquila, viene a hacer sus compras y no ves nada raro, nada turbio que la pueda perturbar o que la tenga espantada. Nosotros tratamos de darle confianza de caminar, que ande a gusto, nosotros como comerciantes, lo único que queremos es que nuestra clientela crezca.

En Tepito hay mucha gente que tiene la camiseta puesta, porque somos gente del barrio y lo que queremos es que esa mala imagen que está afectando a nuestras familias, a nuestros hijos, cambie.

FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias de la CDMX en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu colonia a nuestro telefono (55) 63 54 41 91